Saltar al contenido

Lobo Ártico – Canis Lupus Arctos

lobo artico

1. Descripción

El lobo ártico, también llamado lobo blanco o lobo polar, se caracteriza por tener un color de pelo único, que no podremos ver en cualquier otro tipo de lobo. Este tipo de pelaje que tiene, se debe a la ubicación dónde vive. Mientras que en algunas especies de lobos se puede ver alguna porción de coloración blanca, en los lobos árticos, el pelaje es casi completamente blanco. Sin embargo, en algunos lugares se pueden observar especímenes con otros colores como el amarillo, el gris y el negro.

El tamaño dependerá de dónde vivan en su región. Algunos de ellos solamente pesan alrededor de 35 kgs. Otros, en cambio, pueden llegar a pesar hasta los 55 kgs. En cuanto a sus dimensiones, algunos miden cerca de 1 metro de largo mientras que otros llegan a cerca de los 2 metros cuando están completamente desarrollados.

2. Anatomía

Los lobos árticos tienen dos capas gruesas de pelo debido al frío extremo de su hábitat natural. La capa externa se vuelve más gruesa a medida que avanzan los meses de invierno. La primera capa ayuda a formar una barrera impermeable para la piel. Como resultado, la temperatura de su cuerpo puede mantenerse lo suficientemente caliente incluso cuando hace mucho frío.

Otra característica del lobo polar es que sus orejas son más pequeñas que las de otras especies, lo que les ayuda a mantenerse calientes regulando su temperatura corporal general. En cuanto a sus patas, como el suelo está permanentemente congelado, tienen patas acolchadas diseñadas para ofrecerles un buen agarre cuando caminan.

3. Evolución

La información sobre la evolución del lobo ártico continúa siendo debatida entre los expertos. Se cree que la mayoría de ellos evolucionaron a partir de otros tipos de caninos hace más de 50 millones de años. También se cree que debido a la Edad de Hielo, algunos lobos terminaron en estas regiones de condiciones extremas.

Para poder vivir, tuvieron que desarrollar una anatomía que les permitiera adaptarse a temperaturas extremadamente frías. También aprendieron a sobrevivir gracias a la grasa almacenada en su propio cuerpo en lugar de necesitar comida tan a menudo como lo hacen otras especies de lobos.

4. Comportamiento

lobo artico

Algunos lobos blancos pueden verse solos, lejos de su manada. Puede ser que estén en busca de comida que se traten de lobos solitarios en busca de su propia manada. El tamaño de estos grupos puede ser desde un par de lobos hasta unos veinte. En general, el tamaño de la manada dependerá directamente de la cantidad de alimento que haya disponible.

Estos lobos son muy territoriales, aunque debido a que la mayoría de ellos suelen cubrir amplias distancias lejos de su hogar, no son muy celosos cuando otras manadas entran en su territorio. Sin embargo, los miembros de una manada suelen marcan fuertemente su territorio con orina y su propio olor.

5. Hábitat / Distribución

Alaska es donde vive la mayoría de los lobos árticos salvajes. Pueden caminar sobre el suelo helado debido a la forma en que están diseñados sus pies, lo que permite al lobo ártico cambiar su peso y mantener un buen agarre. No solo soportan las bajas temperaturas, sino que además no parece importarles la época del año en la que se encuentren o si es de día o de noche.

Tanto Groenlandia como Canadá también tienen lobos árticos en varios lugares. Sin embargo, el número de ellos en estas áreas es drásticamente bajo. Se han mudado o han perecido debido a la falta de alimento y las duras condiciones de supervivencia de su hábitat. En la zona de Alaska, el hábitat natural de estos lobos ha sido intocable debido a que la tierra es demasiado fría para que la gente pueda vivir allí.

6. Dieta / hábitos de alimentación

Debido a la ubicación del lobo ártico, son muy limitados en lo que respecta al suministro de alimentos que pueden consumir. En general, comerán caribú y buey almizclero. Dado que estos animales son mucho más grandes que ellos, darles caza con éxito, se convierte en un esfuerzo grupal. A pesar de que son grandes cazadores, su presa a menudo puede escapar antes de que puedan atacar por todos lados.

SIn embargo, si entran en contacto con su víctima, tendrán éxito. El lobo ártico tiene dientes muy afilados y mandíbulas muy poderosas. Pueden desgarrar la carne y hacer crujir los huesos de los animales que capturan. Pueden comer más de 9 kgs de carne a la vez. A menudo saben que puede pasar bastante tiempo para la próxima comida, por lo que consumirán todo lo que puedan cuando se les presente la oportunidad.

lobo artico

Debido al frío glacial, la caza un solo animal de gran tamaño, puede ofrecer alimentos suficientes para todo el grupo de lobos durante varios días. Cuando ese sea el caso, se turnarán para alimentar y también para proteger a los animales de otros animales. Sin embargo, habrá épocas en los que pueden pasar semanas sin mucha comida. También puede ser necesario que se muevan de acuerdo con los movimientos de sus presas. De lo contrario, el riesgo de no encontrar una comida lo suficientemente pronto se convierte en realidad.

La alimentación de los cachorros que están fuera de la guarida de la madre pero aún no tienen la edad suficiente para cazar, es cosa de todos. Para alimentarles, los otros miembros de la manada les ofrecerán carne regurgitada que han consumido parcialmente.

7. Reproducción

Como en el resto de la mayoría de las especies de lobos, solo el macho alfa y la hembra beta podrán aparearse. Esa es a menudo la razón por la cual los lobos más jóvenes a los dos años de edad se van por su cuenta. El impulso de aparearse es muy común y los alentará a hacer su propia manada donde puedan aparearse.

Los cachorros nacen un par de meses después del apareamiento. Tras el primer mes de embarazo, la hembra comenzará a buscar un lugar donde poder dar a luz. A menudo pasará mucho tiempo cavando en las capas de hielo para intentar hacerse una guarida. Sin embargo, a veces resultará ser demasiado difícil, por lo que tendrá que ir en busca de alguna cueva donde pueda dar a luz.

Es muy importante que tenga un lugar seguro para que nazcan los jóvenes. Una loba blanca puede tener hasta doce lobitos a la vez para cuidar. Al nacer, no pueden oír ni ver, por lo que confían en el instinto y el olfato para sobrevivir bajo su cuidado durante los primeros meses de vida y suelen pesar medio kilo.

Uno de los momentos más sensibles es cuando la loba ártica tiene que dejarlos solos para ir a buscar comida. Esto puede dejar a los cachorros jóvenes muy vulnerables en ese momento. Cuando tengan aproximadamente tres meses se unirán al resto del grupo con ella. La supervivencia de los cachorros va a depender de toda la mandada al completo.

8. Depredadores

Debido a las áreas aisladas donde vive el lobo ártico, no tienen demasiados problemas con los depredadores. Algunas veces corren el peligro de ser devorados por otros animales si se encuentran demasiado lejos del resto. Además, de vez en cuando pueden producirse peleas con miembros de otras manadas debido a problemas relacionados con el territorio, la comida o los derechos de apareamiento.