Saltar al contenido

Lobo Rojo – Canis Rufus

lobo rojo

1. Descripción

El nombre del lobo rojo se debe al hecho de que éstos pueden tener un pelaje de color rojizo con tonalidades de canela. A pesar de su nombre, no todos los lobos rojos tienen esta coloración, ya que muchos de ellos son de color marrón. Por eso, los lobos rojos son a menudo confundidos con otros tipos de lobos, como con el lobo del himalaya o con el lobo tibetano, ya que la mayoría de la gente da por hecho que todos los ejemplares de esta especie de lobo, tienen coloración roja.

Otras características distintivas del lobo rojo, es que estos lobos tienen alrededor del área del hocico, el pelaje blanco y tienen orejas muy grandes.

2. Distribución

En el pasado, los lobos rojos eran conocidos por vivir en los estados del este de los EUA, como los estados de Texas y Louisiana, quedando a día de hoy muy pocos en esas regiones. Gracias a los proyectos de reintroducción realizados por profesionales, ahora también viven se pueden encontrar en otros estados como los de Carolina del Sur y Carolina del Norte, además de poder encontrar ejemplares en algunas zonas de México y Canadá. Afortunadamente, parece que estos proyectos están teniendo éxito y se augura un buen futuro para el lobo rojo.

3. Comportamiento

El lobo lojo es muy social por naturaleza, por lo que, al igual que otras razas de lobos, formarán grupos estrictamente jerarquizados. Estos grupos pueden ser de dimensiones diversas (desde dos miembros hasta unos veinte). También se caracterizan por ser muy territoriales, por lo que marcan fuertemente su área con su olor para evitar que otras manadas de lobos invadan su espacio.

4. Dieta / Alimentación

Se cree que el lobo rojo suele cazas a menudo en solitario. Por lo general, durante una cacería no cuentan con los esfuerzos del resto de la manada. Como resultado, a diferencia de otros tipos de lobos, los lobos rojos tienden a quedarse con presas de menores dimensiones, como ratones, ratas, conejos o mapaches. Cuando trabajan en equipo, a pesar de que son capaces de derribar presas mayores con éxito, también se dan casos en los que han atacado al ganado.

5. Reproducción

El lobo rojo se considera adulto entre los 22 y 24 meses de edad. Normalmente, solo se reproduce el macho y la hembra líder de la manada. La época de reproducción tiene lugar entre Enero y Marzo, naciendo los cachorros un par de meses después. Una sola hembra puede parir una camada de hasta doce cachorros.

Los cachorros nacen en una guarida en concreto junto a su madre. Sin embargo no van a estar todo el tiempo en la misma guarida, sino que la hambra los irá llevando de una guarida a otra durante varios meses. Esto ayuda a evitar que el olor se vuelva demasiado fuerte y atraer otros grupos de lobos que se alimenten de cachorros de otros lobos.

Antes de cumplir los dos años, es habitual que los jóvenens lobos, abandonen el grupo en el que nacieron. Para las hembras, el ser aceptado en otro grupo o manada es mucho más fácil que para el macho, quién a menudo tendrán que encontrar su propio territorio y buscar a una sola hembra con la que puedan comenzar su propia manada.

6. Conservación

El lobo rojo actualmente figura en la lista de especies en peligro crítico de extinción, por lo que hay muchos esfuerzos para tratar de salvarlos. Hoy en día, hay muchos lugares que han sido declarados zonas de seguridad para ellos puedan usarlos como su habitat natural. Sin embargo, existe cierto descontento entre algunos vecinos de las poblaciones que se encuentran cercanas a estas zonas de repoblación, debido a los ataques que el lobo rojo ha hecho a su ganado. Esta situación no ayuda precisamente a la tarea de recuperación del lobo rojo.